Mediapost Group - Expertos en herramientas de relación con el cliente

2919

Written by:

Una correcta gestión logística otorga a las compañías los mimbres necesarios para reducir los costes, estrechar la lealtad de sus clientes y abrir nuevos horizontes empresariales. Con esta máxima en mente, se hace evidente que una excelente planificación y ejecución en los procesos de almacenamiento y transporte se traducen en una notable ventaja competitiva, crucial para el éxito de un negocio. Pero, ¿cómo se pueden prevenir los problemas que ponen en tela de juicio la confianza de la empresa y la lealtad de los clientes? Para ello, desde Directia vamos a proporcionar la solución a los cuatro problemas habituales en logística.

La barrera de la incomunicación

Este es uno de los errores más habituales para una empresa que intenta que todos sus canales dependan de la cadena logística. La falta de comunicación y los objetivos disonantes entre áreas provocarán una descoordinación entre los departamentos de ventas, marketing y gestión logística. Subestimar esta necesidad de colaboración se convierte en una piedra recurrente en el camino de transportistas, cargueros y finalmente, clientes. Y es que cada una de las piezas que componen este entramado debe sentirse parte de la cadena de valor y ser conscientes de lo importante de su papel para el buen funcionamiento empresarial. A menudo este error viene acompañado de promesas efímeras, cuya práctica y ejecución es altamente complicada.

La solución pasa por promover la integración y coordinación entre departamentos, definir y comunicar a todas las áreas los elementos y servicios que presentarán a los clientes. El intercambio de información entre directivos y empleados es fundamental para el esclarecimiento de las conexiones que se presentan en cada nivel. Este flujo de comunicación permitirá una administración más de cerca a fin de evitar problemas, retrasos, retornos de inventario y almacenamiento. Una buena comunicación es sinónimo de enfoque y es un elemento clave en la cadena de valor a fin de promover la participación entre empleados y terceros para llegar a los objetivos de negocio de la compañía.

Los procesos manuales e ineficientes

Los principales quebraderos de cabeza a la hora de gestionar la cadena logística surgen en en el momento de confiar en los procesos manuales y descentralizados. Intentar determinar la localización de los envíos a través de llamadas o correos electrónicos es una maniobra lenta e ineficiente.

El método para llegar a la raíz de este problema radica en la utilización de herramientas tecnológicas capaces de automatizar los seguimientos de las entregas y recogidas. Existe una larga lista de aplicaciones y programas que se encargan de realizar dicho seguimiento a tiempo real, lo que permite al equipo estar más pendiente de gestionar, anticipar y corregir los problemas sobrevenidos de las operaciones de logística y distribución, como los retrasos.

Error en el enfoque

A menudo, las tareas operativas y rutinarias consumen demasiado tiempo y recursos de profesionales cualificados que deberían estar más enfocados a actividades de desarrollo de negocio. Dentro de estas labores que hacen perder tiempo y dinero a las empresas logísticas se encuentran la planificación de envíos y los controles de entregas. ¿Cómo poner remedio a esto? ¿Cómo hacer que cada profesional esté centrado en lo que realmente aporta valor?

La subcontratación de parte de la gestión de las operaciones del área logística es una alternativa ideal para evitar esta fuga de horas que se traduce en un incremento en los costes. Externalizar esta pata del negocio a través de una empresa especializada hará que se gane en transparencia y estandarización de los procesos, entre otros. Con una gestión especializada y dedicada a cargo de la compañía subcontratada, tu bolsillo lo notará.

Falta de visibilidad

Innumerables marcas son incapaces de corregir los cuellos de botella operativos presentes en determinadas prácticas diarias, no por falta de competencia sino porque no los detectan. Esta falta de visibilidad tiene consecuencias directas sobre la eficiencia. Los gerentes que no disponen de un visión clara del rumbo de su negocio ponen en riesgo la toma rápida y bien fundamentada de decisiones.

La solución para abordar este problema pasa por invertir en una tecnología capaz de proporcionar un fácil acceso a la información de carga, incluyendo pedidos, productos y facturas relacionadas con la mercancía a entregar. A través de esta automatización podrás encontrar fácilmente quién es el responsable de gestionar la carga, plan de viaje y todos los incidentes relacionados. Con mayor información a tu alcance podrás optimizar el tiempo de tus empleados a fin de eliminar de una vez por todas los cuellos de botella operativos.

Y tú, ¿con qué otros problemas te encuentras en tu actividad diaria en el sector logístico? ¡Cuéntanoslos!

Última modificación: 25 mayo, 2016

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies