Mediapost Group - Expertos en herramientas de relación con el cliente

465

Written by:

De sobra es conocido que captar clientes no es ‘coser y cantar’. Y es que es probable que gastes gran parte de tu tiempo y de tu energía proporcionando un servicio excelente, con la intención de crear nuevas relaciones comerciales, pero no a fidelizar las ya existentes. Por si fuera poco, también te encontrarás con una serie de variables ajenas al producto o servicio que influyen en la mente del consumidor y condicionan su decisión. Y es que la rapidez del servicio, cuidar el trato personal y ser amable son factores explotados hasta la saciedad por las compañías, pero ¿qué otra cosa se puede hacer para impactar y reforzar esos lazos?

Empatizar y escuchar

No es necesario que asumas que sabes todo acerca de lo que tus clientes necesitan. Para ello, la mejor forma de obtener la información esencial para dar un servicio óptimo es… escuchar. Aunque pueda parecer obvio, no es una práctica habitual. De ahí que por la falta de atención se generen conflictos entre las partes. Y no sólo eso sino que otro factor claves es situarse en la piel del cliente para intentar comprenderle y ofrecer en la medida de lo posible un servicio ajustado a sus necesidades. En definitiva, escuchar y empatizar como base de la relación comercial.

¡Desenmascara a tu empresa!

Haz ver que detrás de tu marca, de tu logotipo y de tu página web hay personas de carne y hueso. Los clientes en el momento que se ponen en contacto contigo esperan ser tratados por una persona, no por un autómata. Asimismo, la presencia activa (y natural) en las redes sociales es una opción de éxito para un gran número de empresas. El simple hecho de interactuar respetuosamente con ellos, dejando a un lado el disfraz empresarial, repercute de manera positiva en su percepción y trato hacia la marca.

Toma la iniciativa

Asegúrate de que la primera impresión para cada cliente que acude a ti es una experiencia memorable y positiva. No se debe esperar a que aparezca un problema para lanzarse a por la solución, sino que el adoptar un enfoque proactivo hace que se valore aún más tu dedicación. Si por el contrario, la posición proactiva no forma parte de la política de tu empresa, otra opción es basarte en las necesidades futuras de tus clientes. Para ello, la escucha activa que has practicado anteriormente ha servido de ayuda para detectar esas inquietudes que alberga tu clientela.

Haz de su experiencia algo único

La personalización de la experiencia de compra del cliente es una oportunidad latente para crear una atmósfera de exclusividad, un servicio de primera clase y para desmarcarse de tus más directos perseguidores. Anota en un calendario los cumpleaños de tus clientes para luego ir un paso más allá enviándoles felicitaciones escritas a mano o unas flores conmemorativas. Insistimos, el toque humano y los pequeños detalles son los que marcan la diferencia.

Y tú, ¿cómo haces que tus clientes acudan a ti antes que al resto?

Última modificación: 25 mayo, 2016

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *