Mediapost Group - Expertos en herramientas de relación con el cliente

1598

Written by:

Cuando suena el móvil o el teléfono fijo de casa, a veces a horas intempestivas, sabemos lo que pasa a un lado del teléfono, pero no del otro. Por mucha empatía que le echemos al asunto, es difícil ponerse en la piel de la persona que está en el otro extremo de la línea telefónica y que nos llama para informarnos de tal o cual oferta, vendernos un nuevo producto o mejorarnos las condiciones de cualquier otra cosa que ya tenemos contratada.

¿Pero qué escuchan ellos? ¿Creéis que sólo malas palabras y despedidas? Pues sí, y no. Precisamente para darle voz a los que, hasta la fecha, no la tenían y ponerle un poco de humor a esta profesión (en la mayoría de ocasiones) tan incomprendida, los teleoperadores de Vocex nos contarán sus anécdotas más destacadas. Porque ellos, ¡también tienen mucho que decir!

HISTORIA 1

El contexto: Navidades. Una promoción de un periódico. Un jamón, un chorizo y un salchichón ibérico por 400 euros.

Los hechos: Un señor mayor, 12 hijos y el deseo de hacerles llegar un regalo para que lo compartan con sus respectivas familias.

La primera llamada: ante la duda de si debía obsequiar o no a todos sus hijos con esta oferta del diario, el señor llamó al Call Center de Vocex para debatir este asunto con el teleoperador que le atendió. Resulta que no sabía si sus 12 hijos se merecían tal regalo porque algunos de ellos no actuaban como a él le gustaría. Aclarada esta duda, y después de que la persona que encontró al otro lado de la línea actuara casi de psicóloga, se decantó por no excluir a ninguno y tragarse una parte de su orgullo. El problema ahora es que no tenía a mano las direcciones concretas de cada uno de sus vástagos…

Las doce siguientes llamadas: reunir las 12 direcciones exactas sin que los hijos se enteraran fue lo más difícil. Cuando conseguía una, el señor llamaba para dársela al teleoperador que, en no pocas ocasiones, tenía que ayudar terminando de concretar el código postal de la zona o de la ciudad de entrega.

Y las otras doce: la historia no se quedó ahí. Con cada entrega, el señor llamaba para comunicar que el pedido se había llegado correctamente, que se había hecho muy bien el trabajo y que al hijo o hija le había hecho mucha ilusión, por lo que al final, todos los teleoperadores de Vocex acabaron conociendo los pormenores de esta familia como si un anexo de la suya propia fuera.

¡!Y es que, al otro lado del teléfono, también hay muchas historias que contar!! Os esperamos en el próximo capítulo.

Última modificación: 31 mayo, 2016

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *