Mediapost Group - Expertos en herramientas de relación con el cliente

503

Written by:

Ahora que diciembre ha llegado y el 2014 cuenta los días para despedirse, es hora de lanzarse a resolver algunos interrogantes para poner a tu empresa en lo más alto el año próximo. Desde Mediapost Group vamos a lanzar una serie de retos a los que debes enfrentarte antes de dar el pistoletazo de salida al año 2015.

1. Sienta las bases para el crecimiento

¿Es capaz tu empresa de adaptarse a la previsión de crecimiento para 2015? ¿Dispones de la fuerza de ventas adecuada para cumplir con tus objetivos de facturación? ¿Podría tu compañía responder satisfactoriamente ante un aumento de tus clientes? Para responder favorablemente a esta pregunta, es recomendable revisar las previsiones para el próximo año y asegurarte de planificar adecuadamente el presupuesto para cada área.

2. Reúnete con tu equipo

El fin de año es un buen momento para reflexionar acerca del devenir de tu entidad, para hablar de retos y programar lo que será el 2015. Por ello, trata de reunir a todos tus empleados antes del comienzo de las festividades para que sepan hacia dónde apunta tu compañía.

3. Establece las metas

Las metas más representativas se consiguen lograr bajo el marco de la cuantificación. No obstante, cuando se establecen con miras al largo plazo es fácil olvidar este hecho. Por ejemplo, si tu intención es fijar un objetivo de aumentar las ventas en un 40%, hay que saber qué medidas tomar para alcanzarlo. ¿Qué haréis tu equipo y tú para conseguirlo? ¿Cambiarás el enfoque global y te centrarás en tus productos estrella? ¿Reforzarás la estrategia de marketing de tu marca? En definitiva, para acometer todos estos puntos más vale trazar un plan de acción basado en tus objetivos y hacer partícipe de él a todos tus empleados.

4. Evalúa la tecnología de tu compañía

Cuando eches un vistazo atrás para analizar el año que vas a dejar, párate a pensar acerca de los sistemas tecnológicos que tus empleados han tenido que utilizar durante ese período. Mejor dicho, céntrate en aquellos programas que apenas se han explotado y haz balance sobre si realmente son necesarios en tu empresa o, por el contrario, puedes prescindir de ellos.

Asimismo, busca aquellos servicios con los que puedas ahorrar un sobrecoste. Por ejemplo, recurre al uso de programas de software libre, revisa las condiciones de contratación de aquella tecnología imprescindible en tu empresa -quizás pagando con un año de antelación accederás a un porcentaje de descuento mayor que si lo contratas de forma mensual o trimestral-. Detectar estas pequeñas fuentes de ahorro dará un respiro a tu cartera.

Y tú, ¿hay algo en lo que creas que hay que incidir para afrontar el nuevo año con entusiasmo?

Última modificación: 25 mayo, 2016

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies